El porque un sacerdote necesita de otro para salir adelante.

Cuenta el Pataki, que en la oportunidad que Iwori Oyeku decide partir hacia  àiyé, como era rigor, consultó a Ifa, quien le aconsejó que para prevenir sus propias conductas irresponsables en la tierra y aplacar su temperamento orgulloso y creído, sirviera a su Esu un ebo completo. Iwori Oyeku realizo la “ofrenda” y al llegar a la tierra se convirtió en un sacerdote altamente adelantado.

Gracias a los consejos y energía que Iwori Oyeku otorgaba sin cobrar ni un centavo, todo el que lo consultaba, lograba soluciones y prosperidad. Pero mientras otros enriquecían, él empobrecía cada vez más, al punto de no tener a veces un trozo de pan para llevar a su boca.

Una noche, atribulado por su falta de suerte, se acostó pensando porque no podía progresar, si realmente trabajaba incansablemente, donando su tiempo y esfuerzo a todo el que lo reclamara. Cuando por fin logro dormirse, en su sueño apareció Ifa. Iwori Oyeku, muy apesadumbrado le pidió a Ifa que le explicara el porque de su falta de suerte y que era lo que estaba haciendo mal, puesto que aunque trabajaba incansablemente no podía cubrir sus necesidades mas elementales. Le preguntó también, si realmente estaría comportándose con la responsabilidad debida en la tierra como le fuera pedido en el cielo. Ifa, escucho y simplemente le aconsejó que pidiera otro Awo para que viviera a su lado y fuera su asistente.

Hizo como fue dicho y el Awo recién llegado, inició su trabajo junto a él como su asistente, pero además  le dijo: ninguna persona puede tener una visión clara de sus propios problemas, y siempre necesitará  el consejo u orientación de otro, por lo tanto, si me permites consultaré al oráculo para ti.

Consultado IFA a través de la adivinación de Ikin, su asistente le sugirió a Iwori Oyeku que debería cobrar sus consultas, puesto que ese era su trabajo y con el trabajo personal y honesto se gana el sustento diario.
Pasó el tiempo, y con la ayuda del Awo, comenzó a sentirse el progreso en la casa de Iwori Oyeku, quien a partir de ese momento no ceso de cantar alabanzas a sus Awo celestiales y terrenales que en la presencia de su asistente, le enseñaron como operar lucrativamente como sacerdote de Ifa.

Es por esta razon que todo sacerdote de nuestra Religion sea Oluwo, o sea Olorisa, necesita de la participacion de otro sacerdote, independientemente que sea menor en edad que el, para que sea quien lo consulte, pues uno mismo no es capaz por muy maduro y sincero que sea, de observar sus propios errores.

Importante que todos sigamos este consejo.

Onareo!

Anuncios

3 comments

    1. No hay problema hermana, el pasado es el pasado, el presente es el presente y el futuro, sera el futuro.

      Pronto nos veremos y conversaremos.

      Que Oshun te tenga en buen recaudo.

  1. Excelente, tu escrito es objetivo y practico.
    Si no fuera por la distancia trataría de ser tu asistente, con toda la humildad de el mundo.
    Onareo Raúl
    Yoel(Oba lade).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s