Oşoosi.

Osoosi

Osoosi

Oşoosi, es el dios de los cazadores, quien habia sido un hermano casual o hijo de Ogun. Su importancia se debe a diversos factores.

El primero es de orden material, pues, como Ogun, el protege a los cazadores, torna entonces sus expediciones eficaces, dando como resultado a cazas abundantes.
El segundo es de orden medico, pues los cazadores pasan gran parte de su tiempo en el bosque o la floresta como dirian nuestros hermanos del brasil, estando en contacto frecuente con Osanyin, que es la divinidad de las hojas terapeuticas y litúrgicas, asi aprenden con el parte de su saber.

El tercero es de orden social, pues normalmente es un cazador que durante sus expediciones, descubre un lugar favorable para instalar
una nueva población.

Tornandose asi en el primer ocupante del lugar y señir de la tierra (oníle), con autoridad sobre los habitantes que allí vayan a instalarse posteriormente.

En cuarto lugar es el orden administrativo y policial, pues antiguamente los cazadores (ode) eran los unicos que podian poseer armas en la villa, sirviendo también de guardias nocturnos (oşo).

Una leyenda explica como surgio el nombre de nome Oşoosì, derivado de Oşowusì (“o guardia nocturno y popular” ):

“El Olofin Odùduà, rey de Ifé, celebraba la fiesta de los nuevos ñames, un ritual indispensable en el inicio de la colecta, antes de que, ninguno podia comer de eos ñames. Llego entonces el dia, y una gran multitud se reunio en el patio del palacio real. Olofin estaba sentado con gran estilo, magnificamente vestido, cerca de de sus mujeres y de sus ministros, en cuanto los esclavos lo abanicaban y le espantaban las
moscas, los tambores eran tocados y los cantos entonados para saludarlo. Las personas reunidas conversaban y festejaban alegremente, comiendo de los nuevos ñames y bebiendo vino de palma.

Subitamente un pajaro gigantesco volo sobre la fiesta, viendolo posar sobre el techo del prédio central del palacio. Ese pajaro es malvado y habia sido enviado por las hechiceras, las Ìyámi Òşòròngà, llamadas tambien las Eleye, esto significa las propietarias de los pajaros, pues ellas los utilizan para realizar sus nefastos trabajos.

La confusion y el desespero toman cuenta de la multitud. Y entonces deciden, entonces, traer sucesivamente a Oşotogun “el cazador de las veinte flechas, de Ido; Oşotogí el cazador de las cuarenta flechas, de Moré; Oşotadotá, el cazador de las cincuenta flechas, de Ilarê, y finalmente Oşotokanşoşô, el cazador de una sola flecha, de Iremã.

Los tres primeros muy seguros de si y un tanto fanfarrones,
fracasarian en sus intentos de atinar al pajaro, a pesar del tamaño de este y de la habilidad de los tiradores. Cuando llego la oportunidad de Oşotokanşoşô, hijo único, su madre fue rapidamente a consultar a un
babalawo que le declaro: “Su hijo esta a un paso de la muerte o de la riqueza. Haga una oferenda y la muerte se tornara en riqueza” .

Ella fue a colocar en entrada una gallina, que habia sacrificado, abriendole el pecho, como deberian ser hechas las ofrendas a las hechiceras, y diciendo tres veces: “Quiero que el pecho de este pajaro reciba esta ofrenda” .

Fue en el momento preciso que su hijo lanzo su única flecha. Y el pajaro perdio el encanto que lo protegia, para que la ofrenda llegara a su pecho, mas fue la flecha de Oşotokanşoşô que llego profundamente.

El pajaro cayo pesadamente, se debatio y murio.

Todo el mundo comenzo a danzar y cantar: “Oşó es popular! Oşó es popular! Oşowussi (Oşowusì)!

Con el tiempo Oşowusì es transformo en Oşoosì.
Onareo!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s